6 tips para un popó feliz



Como te diste cuenta, no tengo mucho filtro a la hora de hablar del número dos y este blog va por el mismo camino. Si te da pudor o asco el tema o si no puedes bregar con el leguaje de la caca, este es el momento de cerrar la ventana. Si por el contrario, quieres conocer más a fondo y ayudar a tu cuerpo a recuperar su salud, sigue leyendo.

Ya hablamos del #2 y lo que dice de tu salud. Ahora, es necesario ir un poco más profundo en el tema de la caca. Nos toca hablar de cómo hacer que tu proceso de ir al baño sea uno feliz y sin tapujos. Seamos sinceras, cuando pasas mucho tiempo sin ir de seguro, tu mood no va a ser el mejor. No sólo es la incomodidad de sentirte llena y sin espacio, también tiene que ver con que si no vas frecuentemente al baño, todos los gases y toxinas que suelta la caca, se reabsorben en tu cuerpo. ¿Te acuerdas del ejemplo de lo que pasaría si no sacas la basura de tu casa con regularidad? Es difícil estar de buen humor con algo así pasando dentro de su cuerpo.

La experiencia de ir al baño va más allá del aspecto físico que voy a discutir más adelante. También está relacionada con tus emociones. A los intestinos se le conoce como el segundo cerebro, pues tienen la misma cantidad de terminaciones nerviosas que tu cerebro. Así que imagínate lo que pueden hacer las emociones en tus intestinos y vice versa. El acto de hacer caca implica soltar y dejar ir. Cuando nos quedamos aguantadas en algo y no queremos soltar, cuando queremos controlar y no nos permitimos fluír, nuestro cuerpo lo siente y lo expresa a través del estreñimiento. Si presientes este es tu caso, puedes usar la afirmación: "suelto y dejo ir lo que ya no necesito en mi vida". Te invito a intentarla y a comenzar a soltar viejos patrones. De seguró tu experiencia en el baño mejorará.

Ahora, llendo más hacia el lado físico, también la experiencia de hacer número dos de forma esporádica, complicada y a veces dolorosa puede relacionarse a otros asuntos que con algunos ajustes en tu estilo de vida y alimentación pueden resolverse. Para ayudarte a ser más felíz y tener un popó digno de celebración, a continuación te ofrezco algunos tips que te ayudarán a ir al baño como una reina.

1. Ten una alimentación saludable, consume fibra vegetal.

Una alimentación rica en plantas va a ayudarte a obtener la fibra vegetal que necesitas para mantener los asuntos en el departamento de la caca moviéndose. Cuando hablo de fibra vegetal me refiero a consumir frutas y vegetales- sobre todo crucíferos cómo brécol, repollos, coles etc.- así como las remolachas y zanahorias, sólo por darte unos ejemplos. Los vegetales de hojas verdes como kale, collards, bok choy, mostazas, arúgula también son altos en fibras. Comienza añadiendo al menos una taza de vegetales cocidos a tus comidas y poco a poco llévalo a 3 tazas. También consume frutas como snack durante el día. Las comidas procesadas y fast foods no contienen los nutrientes y elementos que tu cuerpo necesita para mantenerse saludable. Como te imaginarás, eso no va a ayudarte mucho que digamos a ir al baño adecuadamente.

2. Añade grasas buenas

Contrario a la creencia popular que nos enseñaron en los 90's, la grasa es esencial para nuestro cuerpo. La grasa no sólo ayuda a mantener el cerebro saludable y a la manufactura de hormonas, sino que las membranas de nuestras células, esas que permiten el intercambio de nutrientes, están están compuestas de grasa. Añade grasas buenas a tu alimentación, con esto me refiero a las grasas que encuentras en el aceite de oliva, el aguacate, el coco, las nueces etc. La próxima vez que te veas tentada en comprar algo "fat free" recuerda que más que crear salud, estás dañando tus células. Puedes ver la grasa como ese lubricante que va a ayudar a que la maquinaria que es tu cuerpo se mueva suave y sin corroción ;) Ojo, las nueces también son altas en fibra y grasas buenas así que van a ayudarte a mantenerte regular para ir al baño, pero si tienes dolores constantes, gases y tiendes a sentirte bloated, es mejor que no las consumas frecuentemente.

3. Hidratación

Otra manera de mantener la maquinaria en movimiento es el agua. De hecho, es escencial que cuando consumes fibras tomes mucha agua para evitar que ésta se quede como una pelota sin movimiento en tu cuerpo. ¿Sabías que la caca está formada por un 75% de agua? El agua mueve absolutamtnte todo incluyendo también lo que hay en tus intestinos. El instestino delgado es el oficial encargado de formar la caca y necesita agua para mezclar los residuos y desechos y permitir que todo salga libremente. Manténte hidratada con infusiones y sobre todo con AGUA. También puedes añadirle un kick hidratante al cuerpo consumiendo alimentos aguosos como pepinillos o sandías.

4. Posisión

Nuestros ancestros lo tenían claro, evacuaban en cuclillas o "squat". No tengo nada en contra del inodoro, todo lo contrario, creo que es una de las mejores invenciones que jamás hayan existido, pero su construcción, digamos que no es la más ergonómica para estimular los asuntos de la caca. ¿Por qué? Existen unos súper músculos al final del colon llamados los músculos puborectales que trabajan como una cerradura - algo así como la presilla de una manguera - y que se encargan de aguantar la caca hasta que sea su momento de salir. La posición "civilizada" de sentarnos en un inodoro no permite que esos músculos se relajen evitando entonces que todo salga libremente como se supone. Ésto va a obligarte a pujar y hacer fuerza para eliminar, lo que muchas veces trae consigo hemorroides y hernias entre otro montón de condiciones. ¿La solución? Eleva los pies de suelo y dáles soporte con un banquito lo suficientemente alto que te ayude a simular un "squat" o cuclilla en el inodoro. Inténtalo y verás lo fluído que es ir al baño ;).

5. Ejercicio

Mientras menos te muevas más difícil será que todo dentro de ti se mueva. Ir al baño es un proceso neurológico. Tu sistema nervioso necesita estímulos como el ejercicio para promover que tus intestinos también se muevan. Es a través de persitalsis o movimientos intestinales que se forma la caca y sale. Mientras más constante seas haciendo ejercicio probablemente más constante serás haciendo caca.

6. Tiempo

Puede parecer completamente absurdo que lo diga, pero es necesario que te tomes el tiempo para ir al baño. A veces dejamos que el estrés rija todo en nuestra vida, al punto que hasta vamos a hacer caca con el celular en la mano. Date unos minutos en la mañana para tu ritual cagalístico. Siéntate unos minutos usando el banquito en posición de "squat" y verás que todo comenzará a salir más fácil de lo que te imaginas. En resumidas cuentas, tu experiencia con el número 2 puede ser fluida, llevadera y feliz. Una alimentación rica en fibras, grasas buenas y agua son los elementos esenciales para la buena formación de la caca. Una vez ocurre esa formación ayúdala a que salga libremente relajando los músculos en posición de squat, moviendo tu cuerpo con ejercicio y dándole el tiempo que necesita para soltar lo que tiene que salir. También puedes ayudar al proceso soltando emociones y tendencias de control.

© 2020 by Mayra Ortiz.

Acerca de Mayra

Servicios y programas

Podcast

Blog

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube